Steve Jobs, pensar en grande es ser grande

2016
24 octubre
Comentarios
Publicado en:
steve-jobs_albet_watson-3

Steve Jobs. Foto de Albert Watson, para la revista Fortune.

Siempre que pienso en Jobs, lo primero que me viene a la cabeza es la soledad del líder. La incomprensión de quien va un paso por delante, y en muchas ocasiones le puede el avanzar, el tirar que el explicar o transmitir los porqués…

El líder no es el ejecutivo de turno, ni el nuevo CEO de alguna compañía, ni un venido a más de las altas esferas…

El líder es el genio del todo se puede, de crear algo nuevo cuando pensamos que ya estaba todo hecho, del inconformista patológico que es capaz de componer Imagine, como John Lennon. Ese me parece Jobs, desde la distancia evidentemente. Pero ese e para mí, Jobs.

El genio irreverente, descarado y temerario que se enfrente al “stablishment” sabiendo que el futuro lo tiene en sus manos, y al tener la certeza da con los huraños incapaces y mediocres que se enfrentan haciendo de la anécdota el género, intentando ahuyentar sus propios demonios grises e incapaces.

Los genios emergen, no esperan. No tienen tiempo. Son tsunamis que proyectan el futuro, compositores y directores de orquesta de la sinfonía para el resto de mortales.

Hablar de la biografía de Jobs no tiene sentido, esta todo escrito, grabado, filmado y oído: pero sí creo que tiene sentido de hablar de la raza, del genio sin fisuras y en la soledad inherente de quien decide.

Imaginar que en año 76’ fundas Apple en el garaje de tu casa y creas junto a tu equipo el Apple II, apareciendo en el Time en el 82’. Tan sólo imaginar lo que consiguió en seis años de vida de la compañía. Imaginar que vuestra única motivación es seguir innovando,mientras otros sólo esperan a que salga tu nuevo prototipo para copiarte, tú sólo quieres seguir adelante, no te conformas con el éxito del momento, así nace el Macintosh, desde la inagotable ambición por marcar el futuro, fijando como único destino cambiar el Mundo tal como lo conocemos.

Seguidme un par de párrafos más… Imaginar que la empresa que has fundado, y que está cambiando el Mundo gracias a tu dirección, te da la espalda. Imaginar que el Director General que has fichado propone tu cese en todas tus funciones, imaginar que os echan a la calle literalmente de algo que habéis creado y sentís vuestro hasta las mismas entrañas…

¿Cuál sería la reacción? ¿Hasta donde nos hundiríamos? ¿Hasta dónde culparíamos al mundo de nuestra desgracia? ¿Cuántas justificaciones encontraríamos para poner punto y final a nuestra vida empresarial? Todas verdad….

Pues ahora imaginar, crear una nueva empresa, desde cero de nuevo. Incorporar menos equipo, menos recursos, menos plataforma… Así nació NeXT Computer, y así nació Pixar, la productora de animación más importante hasta nuestros días. Y aunque la división de ordenadores no obtuvo el resultado esperado, fue el cimiento de lo que hoy conocemos como el desarrollo de Internet.
Y por último, imaginar, que la empresa que os ha despedido años atrás atraviesa una crisis galopante, incluso inmersa en un proceso de posible desaparición y os propone comprar vuestra nueva empresa NeXT, no por la compañía, ni por su división informática, ni por Pixar… compra para recuperar a su mejor activo; a su creador, Steve Jobs.

Lo que viene después ya no lo tenéis que imaginar, lo vivís cada día, lo tenéis en casa, en la cartera, en vuestro escritorio, en definitiva, en vuestra vida.

Permitirme quedarme con el genio y no con la anécdota. Con el genio del todo es posible, que nos llevó en volandas hacía el futuro que para él era presente.

2016
24 octubre
Comentarios

1 comentario

  • Muy buen post Marc,
    te aseguro que me has vuelto a remover por dentro y a dar que pensar.
    Un abrazo y no dejes de ser como eres, a muchos nos ayudas cada día a seguir buscando ese lugar en el que queremos estar (y ahora no hablo sólo de la parte profesional).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *