Coherencia en tiempos de testosterona

2017
21 marzo
Comentarios
Publicado en:
draghi_press_conference_2

Mario Draghi. ECB European Central Bank, editada con licencia CC BY-ND 2.0

De nuevo Draghi vuelve a mostrar cordura con un discurso coherente, templado y acorde al momento económico que vivimos en la vieja Europa.

Nos recuperamos, muy lentamente eso sí. Parece que aunque nos empeñemos, no estamos en plenas facultades para que nos den el alta. La operación ha sido larga, llena de obstáculos y al borde del coma. Y ahora que el cuerpo nos pide echar a volar, es cuando más cautos debemos estar.

Draghi vuelve a dar una lección de criterio propio y coherencia. Cierto es que las medidas de recuperación son suyas, como ya comenté en un post de hace algunos meses, en mi opinión, Draghi salva claramente a Europa de un bloqueo económico salvaje, y lo hace en el descuento, cuando ya nadie confiaba en la remontada.
Y lo hace, con valentía y determinación, dando un vuelco de 180 grados a la política monetaria para incentivar una recuperación económica que parecía una quimera.

Y ahora cuando los liberales de tirantes anchos le recriminan que siga moviendo ficha, él permanece cauto, transmitiendo un mensaje tan veraz como la debilidad del enfermo que se recupera muy despacio, como es nuestra vieja Europa.

Seguir con la política de compra de Bonos Corporativos y bajos tipos de interés es necesario para no cometer el error de acelerar un proceso que sólo empieza a dar atisbos de buenos resultados.

Es bueno ir virando en el mensaje, dar la sensación que estamos preparados para una futura subida de tipos, pero que no será hoy, y que no será mañana. Es positivo transmitir que la política de compra indiscriminada de deuda ya no es tan necesaria, pero no el momento de abortar la medida, necesitamos aún respiración asistida, en menos grado, pero aún necesaria.

Europa crecerá, despacio pero de forma consistente, y si la política y las elecciones lo permiten, se intensificará la sensación de una recuperación real y sostenible.

Europa empieza a encontrar su melodía después de tanto desafinar, y Draghi se reivindica como el gran director de orquesta.

2017
21 marzo
Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *